en memoria de los 800.000 soldados alemanes prisioneros exterminados por los aliados occidentales

sábado, junio 24, 2017

GAUCHE NATIONALE: EL GIRO A LA IZQUIERDA DE MARINE LE PEN

















GAUCHE NATIONALE: EL GIRO A LA IZQUIERDA DE MARINE LE PEN. Importante reconocimiento implícito de nuestras tesis por parte de la única dirigente relevante que cuestiona las actuales políticas de inmigración. ¿Por qué ha fracasado Le Pen otra vez? Porque un giro a la izquierda nada menos que desde la extrema derecha no se puede improvisar en unas horas de forma tan oportunista y escasamente creíble para las masas obreras. Dicho cambio tiene que sustentarse en una refundación del Frente Nacional con otro nombre que incluya la palabra "izquierda" (gauche) vinculada a posiciones patrióticas a la par que sociales (nationale). Por no hablar de la laboriosa fundamentación ideológica correspondiente. La pesadilla de la oligarquía, es decir, aquello que más temen las élites financieras, podría entonces surgir en el corazón de Europa. Pero la estupidez ultra ha impedido durante décadas dar este paso histórico, que sólo nosotros hemos intentado en la más absoluta soledad. El precio a pagar por la inmadurez ideológica y política de los patriotas ha sido, empero, muy alto: una nueva derrota en la segunda vuelta de las presidenciales y la debacle más absoluta en las legislativas, con la pérdida de casi ocho millones de votos. A nuestros pueblos europeos ya no le queda, sin embargo, demasiado tiempo. Quienes desde la ultraderecha, con sus mezquinas campañas de difamaciones personales, obstaculicen el camino de la izquierda nacional, cuentan como traidores y cuando llegue el momento deberán responder por sus actos.


Marine Le Pen capitaliza la campaña con un giro a la izquierda

La candidata ultraderechista se declara "enemiga de las finanzas" y arremete contra su rival, Emmanuel Macron.
El fundador del Frente Nacional pide el voto para su hija en un deslucido acto
A Marine Le Pen ya solo le falta enarbolar la bandera roja. La candidata de la ultraderecha se ha volcado hacia la izquierda en los últimos días de campaña. Se declara "enemiga de las finanzas" y "del dinero insensible", promete mejorar los derechos sociales de los trabajadores y sigue martilleando sobre su rival, Emmanuel Macron, al que califica de "negación de la democracia". El Frente Nacional ofreció ayer sus dos caras: la del viejo Jean-Marie Le Pen, decrépito y apegado al antisemitismo y la homofobia, y la de Marine Le Pen, transformada en reina del populismo.
Jean-Marie Le Pen quiso celebrar el rito anual que él mismo instituyó hace casi 30 años: ofrenda ante el monumento a Juana de Arco y arenga incendiaria. Esta vez, sin embargo, la arenga se quedó en casi nada. A las dificultades físicas de Le Pen, un hombre de 88 años con la voz titubeante, la vista mermada y una grave sordera, se sumó un fallo técnico en su micrófono. El sonido se apagó y la escasa audiencia, unas 300 personas no demasiado jóvenes, empezó a disgregarse con Le Pen todavía en el estrado. Fue una reunión triste, quizá sintomática del cambio que se ha registrado en el Frente Nacional. Marine Le Pen, que ya no habla nunca del Frente Nacional, logró que ningún dirigente arropara a su padre y evitó toda referencia al acto en el mitin que celebró horas después.
El padre pidió el voto para su hija, "una hija de Francia". Pero también hizo lo posible por mortificarla. Hace unos días comentó que el homenaje oficial al policía asesinado en los Campos Elíseos el día 20 había sido en realidad "un homenaje a la homosexualidad". Fue una patada a los esfuerzos de Marine Le Pen por sacudirse la imagen de machismo rancio que arrastra su partido. Ayer, Jean-Marie Le Pen bromeó con "las visitas de Emmanuel Macron a los cementerios, que pueden ser de mal augurio". Se refería a los homenajes de Macron a las víctimas del Holocausto y a Brahim Bouarram, el joven marroquí al que el 1 de mayo de 1995 unos matones de ultraderecha asesinaron, arrojándolo al Sena, durante una celebración del Frente Nacional. El viejo Le Pen hace lo posible por mantener viva la tradición antisemita y xenófoba del partido que fundó.
Paralelamente, Marine Le Pen hace todo lo que puede para disimular que es la presidenta (de baja hasta el final de la campaña) del Frente Nacional. Aunque su público alcance el punto de ebullición cuando habla de "cuotas para inmigrantes", "cierre de fronteras", "proteccionismo" y "tolerancia cero" contra el terrorismo y la delincuencia común, la candidata, consciente de que los suyos van a votarla de todas formas, tiende los brazos hacia el electorado de la derecha clásica y católica y hacia el electorado de la izquierda populista. El resultado es una contorsión casi grotesca, una mezcla de tradicionalismo católico y chavismo que, de momento, carece de efecto en los sondeos. Le Pen sigue muy atrás. Su gran esperanza consiste en que el domingo la abstención sea muy alta, y para ello prodiga los ataques a Macron. Si ella no gana votos, al menos que los pierda su rival.
"Hoy, el enemigo de los franceses sigue siendo el mundo de la finanza", dijo en su mitin, celebrado en Villepinte, en pleno corazón de la banlieue parisina, para demostrar que la antigua zona roja es ya también su territorio. "Esta vez", siguió, el mundo de la finanza "tiene un nombre, un rostro, un partido y un candidato, Emmanuel Macron". Se presentó a sí misma como "la candidata de los franceses que se levantan temprano", copiando una popular frase de Nicolas Sarkozy, y calificó a Macron de "falso yerno ideal", "negación de la democracia", "enemigo de los derechos de los trabajadores", "aliado de los islamistas" e "hijo de François Hollande".
Marine Le Pen pronosticó que Emmanuel Macron engrosaría, desde el domingo, la lista de "los presidentes por derecho divino, como Alain Juppé, al que consideraban imbatible, y François Fillon, que se sentía ya designado al día siguiente de las primarias" de la derecha. Según ella, Macron estaba condenado a desempeñar el papel de Hillary Clinton. En un sistema electoral como el estadounidense, con compromisarios estatales, quizá Marine Le Pen podría repetir el éxito de Donald Trump. Pero Clinton obtuvo muchos más votos en total, y, en Francia solo cuenta el total de votos. Pese a la eficacia de su campaña, a la rabia con que ataca a Macron y a su talento oratorio, Marine Le Pen sigue siendo odiada por la mayoría de los electores.
Abrió el mitin el gaullista antieuropeo Nicolas Dupont-Aignan, el nuevo aliado e hipotético primer ministro de Marine Le Pen. Dupont-Aignan encarna la ruptura del cerco que hasta ahora separaba al Frente Nacional del resto de las fuerzas políticas y permite a la candidata hablar, con evidente exageración, de "la gran alianza patriótica" formada en torno a su figura. El aliado de Le Pen, que no llegó al 5% de los votos en la primera vuelta, se permitió criticar a "los pequeños fascistas izquierdistas del pensamiento único", sin tener en cuenta que para una parte de su audiencia el término "fascista" no constituía un insulto, sino lo contrario.

Cuando se celebró el mitin no se habían registrado aún los incidentes que dejaron varios policías heridos, uno de ellos con quemaduras graves. La maquinaria propagandística de Le Pen en las redes sociales se encargó de capitalizar el suceso, describiendo una Francia en manos de incontrolados y al borde de la guerra civil. La violencia del grupúsculo anarquista que atacó a la policía durante la manifestación sindical podría jugar a favor de una candidata cuyo primer lema electoral fue "Poner Francia en orden", que cuenta con muchos votantes entre la policía y los gendarmes (uno de cada dos, según los sondeos) y que promete más cárceles, leyes más duras y "la eliminación de la chusma".



Los obreros franceses abrazan a Marine Le Pen

La deslocalización y el paro convierten al Frente Nacional en el primer partido del cinturón industrial y minero del norte de Francia, histórico bastión socialista
La ultraderecha gana votos entre "una generación sin presente"
"Yo he hecho de todo, pero no hay manera, este hijo mío no atiende a razones. Aunque en el fondo le entiendo. En mi época las cosas eran distintas, teníamos un futuro. Su generación sin embargo no tiene ni siquiera un presente", asegura Pierre mientras le da vueltas interminables con la cucharilla al azúcar de su café con leche.
Tiene 63 años y es un soldador de Sallaumines, localidad de unos 10.000 habitantes a media hora en coche de Lille (norte de Francia), muy cerca de la frontera con Bélgica. Un paraje famoso por sus minas, aunque en los años 90 cerraron casi todas. Ha trabajado media vida en Durissotti, una compañía de la zona que produce carrocerías de automóviles, hasta que hace unos años le prejubilaron. Como buen obrero, siempre ha votado al Partido Socialista, siempre ha estado vinculado al CGT (Confederación General del Trabajo, el principal sindicato francés). Y ahora arrastra una decepción morrocotuda porque uno de sus hijos va y le sale del Frente Nacional.
"Tiene 36 años y no encuentra un trabajo en condiciones, sólo alguna chapuza aquí o allá. Está desesperado. Dice que es hora de cambiar, que así no vamos a ninguna parte", balbucea tan resignado como avergonzado.
Esta, la de Norte-Paso de Calais-Picardía, era una región 'roja' donde históricamente gobernaba siempre la izquierda. Pero ahora no. Ahora se ha vuelto azul, azul Marine. En Sallaumines, sin ir más lejos, nada menos que el 39,01% votó en la primera vuelta de estas elecciones presidenciales por el Frente Nacional (FN).
El cambio tiene una explicación muy sencilla: desindustrialización. Entre 1980 y 2007, la industria francesa perdió el 36% de sus empleos; es decir, 1,9 millones de puestos de trabajo (71.000 al año), según la Dirección General de Política Económica. Esta zona fue la más afectada, la propia Sallaumines ocupa la 22º posición en la lista de localidades más golpeadas.
El paisaje lo confirma: fábricas abandonadas, fantasmagóricas naves desmanteladas.... Del sector industrial ya sólo comen 3,1 millones de franceses y representa únicamente el 12% de la actividad económica del país, frente al 20% de 1989.
Marine Le Pen sabe muy bien qué ha ocurrido por aquí en los últimos 40 años. No es que la zona se haya desindustrializado: se ha convertido en un páramo. Y sobre el miedo y la rabia de todos esos obreros que han perdido su trabajo, o temen perderlo, comenzó a trabajar...
Fue la primera en entender que de las graves heridas que la desindustrialización y la globalización han infligido a Francia se podía sacar tajada política. Algo de lo que ni el Partido Socialista ni la CGT se percataron, a pesar de que todo discurría ante sus narices. Ahora la situación es tan agónica que Philippe Martínez, secretario general de la CGT, anda pidiendo con la boca pequeña el voto para Macron (autor de la reforma laboral tan denostada por los sindicatos) con tal de pararle los pies a Le Pen.
A sólo 10 kilómetros de Sallaumine está Hénin-Beaumont. Ambas se encuentran en el corazón de la bassin-minier, la que fuera la principal zona minera de Francia durante tres siglos. Un área de 1.200 kilómetros cuadrados al noroeste del país con unas cifras absolutamente desoladoras: una tasa de paro del 19,7% (diez puntos más que el promedio del país), un índice de pobreza del 23,1% (frente al 14,5% de Francia en general) y una esperanza de vida de seis años menos que en la región de París. El abandono escolar está a la orden del día.
Desde aquí, desde Hénin-Beaumont, empezó su escalada Marine le Pen. Con la inestimable ayuda del Partido Socialista (PS) y en concreto de Pierre Darchicourt. Hijo de un sindicalista histórico, Darchicourt fue alcalde socialista de esta localidad de 26.000 habitantes durante 13 años. Hasta 2001, cuando se vio obligado a dimitir tras un escándalo de corrupción y un agujero en las cuentas locales de 16 millones de euros. Pero en lugar de darle una patada, como se merecía, el PS siguió apoyándole. Hasta 2009, cuando la gendarmería se lo llevó esposado.
El Frente Nacional empezó a crecer en esta zona en ese preciso instante. Fue haciéndose con cada vez más ayuntamientos de la bassin-minier como por ejemplo Hayange, gobernado de toda la vida por los socialistas y donde en las elecciones municipales de 2014 ganó el FN de la mano de Fabien Engelmann. Un tipo que ilustra a la perfección el vuelco que ha tenido lugar en estas tierras: era un sindicalista de la CGT que fue candidato en las municipales de 2008 en la localidad de Thionville por el partido Lucha Obrera. Hasta que en 2009, ¡voilà!, se pasó a la extrema derecha.
¿Y quién cree que ganó en la bassin-minier en la primera vuelta de estas elecciones presidenciales? Pues sí, Marine Le Pen, claro. Se colocó en primera posición, con una fuerte ventaja sobre el resto de candidatos y sobre la media nacional, en prácticamente toda la región Norte-Paso de Calais- Picardía. Se anotó en total el 31,03 % de las papeletas, frente al 19,59 % de Melenchon y el 19,50 % de Macron. En la ciudad de Lille, no fue así. Pero es que el FN no acaba de cuajar en los centros urbanos, la burguesía de París, Lille o Lyon se le resiste. Lo suyo es la Francia rural y periférica.
Aunque probablemente el epígrafe final al socialismo aquí lo puso François Hollande. Por estas tierras nadie olvida cuando en 2012, en la anterior campaña electoral, se presentó en Florange, siempre en la zona minera, y prometió que si salía elegido aprobaría una ley que obligase a los empresarios a buscar un comprador para todas las fábricas que cerraran, a fin de evitar el desmantelamiento de los altos hornos de esa localidad. "Le creímos", se lamenta Daniel Jouvet, otra víctima de la desindustrialización de Sallaumines.
Pero después de llegar Hollande al Elíseo, llego la traición: incumplió lo prometido y los altos hornos de Florange cerraron. Y ahora la región es cada vez más azul, azul Marine.

lunes, mayo 29, 2017

¿PARA QUÉ SIRVE DONALD J. TRUMP? EL CANDIDATO ANTISISTEMA FABRICADO POR EL SISTEMA

Donald J. Trump en el Muro de las Lamentaciones.












¿Candidato del pueblo trabajador o candidato de la oligarquía financiera? Respuesta: candidato de la oligarquía financiera para quemar las ideas de un potencial candidato del pueblo trabajador. La duda fundamental sobre Donald J. Trump se podía haber aclarado por sí sola cuando manifestó sus posturas relativas al Estado de Israel. Por ejemplo, al sugerir el traslado de la capital a Jerusalén o la anulación del pacto con Irán recién firmado por Obama. El hecho de que su hija Ivanka hubiérase convertido al judaísmo y casado con un hebreo sionista de la élite financiera era ya un indicio significativo. Hacía bastante sospechosa e increíble su cultivada imagen "grosera" de presunto anti-sistema. No se puede ser anti-sistema y pro-Israel porque Israel es el juguete preferido de los oligarcas transnacionales.

LA EVIDENCIA ILUMINADORA DEL SIONISMO TRUMPISTA

Sabemos, en efecto, que la AIPAC, el lobby israelí que ha controlado las elecciones de los presidenciables estadounidenses desde hace décadas -expulsando de la carrera mediante campañas de difamación a quienes no fueran lacayos de Israel- encarna la esencia misma del sistema oligárquico. Pues bien, Trump se plegó a ese poderosísimo grupo de presión.

Todos nosotros nos quisimos engañar porque necesitábamos una esperanza, algo en lo que creer, pero la evidencia estaba ahí desde el principio tan clara como la luz del sol. En efecto, a pesar de sus "ideas" y de la turbia reputación de algunos de sus colaboradores, Trump procedía sociológicamente de la oligarquía. Ahora bien, si Trump no era, como pretendía, el candidato contra la oligarquía, que es judía o sionista, sólo podía ser otro candidato, pero tapado, de la propia oligarquía. No existe tercera opción. También lo era Hillary Clinton, pero la estrategia de Trump consistió en intentar aglutinar el mayoritario e indignado voto antisistema en beneficio del sistema. Y, a la postre, lo consiguió, no por méritos, sino porque los medios y la casta política le dejaron muy fácil la jugada.

Los ataques de la prensa corporativa, que fueron orquestados y casi unánimes, las burlas e insultos, las deliberadas y muy estudiadas payasadas del candidato, las manifestaciones populares de "progresistas" frente al "fascista", el terror -ridículo- ante un presunto retorno de Adolf Hitler, todo ello no eran más que señuelos circenses para atraer a los millones de votantes de la clase media blanca más perjudicada por la globalización y deseosa de vengarse del establishment. Pero éste la engañó.

La élite, en efecto, fue como siempre más lista que el pueblo. Y le puso un burdo anzuelo envenenado. Los desesperados por la crisis picaron inocentemente el sabroso cebo de odio cocinado en los think-thanks de la misma oligarquía que iba a ser supuestamente derrocada por Trump. Y ahí sigue Goldman Sachs. Es sabido que "contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano" (Isaac Asimov), pero, ¿tenían los trabajadores blancos otra opción que agarrarse a la esperanza del impostor? 

QUEMAR LAS IDEAS NACIONALISTAS ASOCIÁNDOLAS A UN PERSONAJE NEFASTO

Ciertamente, Trump ha propuesto ideas que son incompatibles con las directrices mundialistas de la élite financiera: proteccionismo, retorno al país de las empresas deslocalizadas, aislacionismo, cierre de fronteras a la inmigración, etcétera. Defendía Trump justamente lo contrario de aquéllo que había sido hasta entonces la política estadounidense desde el asalto de los neocon -judíos en su inmensa mayoría- a la administración federal en los años ochenta del siglo pasado. Pues bien, a nuestro entender, el sentido de la elección de Trump no es otro que desacreditar definitivamente dichas ideas nacionalistas asociándolas a un personaje infame. Porque la gran masa de la gente no analiza las ideas en abstracto y desde un punto de vista lógico, sino que necesita vincularlas a alguien que las represente, coloree y aromatice con rasgos visibles y palpables de una personalidad. Si ese "alguien" es un individuo prepotente, machista, racista, ignorante, agresivo... -y todos los defectos que le querramos añadir-, "sus" ideas mismas quedarán gravemente afectadas. El sistema ha creado así el monstruo que necesitaba para "quemar" cualquier programa nacionalista. Y la cosa sólo acaba de empezar, porque la gestión de Trump tiene que acabar necesariamente en un auténtico desastre. El objetivo es que cuando en el futuro cualquier trabajador esgrima, por ejemplo, una idea proteccionista, baste con responderle: "¡igual que Trump!" Ya no será menester analizar y ponderar la idea en sí misma: ésta habrá sido deshonrada ad eternum por su vinculación externa con el personaje; y nadie se tomará ya en serio a quien exprese ideas nacionalistas en economía o cualquier otro ámbito de la política.

Pero, ¿e Israel? ¿No sucederá lo mismo con tan esencial doctrina oligárquica? No. Este mecanismo de descrédito nunca afectará a las políticas pro-Israel, que siguen siendo con Trump las mismas que las de sus antecesores en el cargo. Apoyar a Israel no es una idea de Trump y nadie lo percibe así aunque ese apoyo, justamente, vaya a extremarse y provocar situaciones, como una guerra en Oriente Medio, imputables a la mente desequilibrada del energúmeno. De manera que el sionismo no quedará afectado por el legado trumpista, que será ruinoso a todos los efectos y podrá, en cualquier caso, atribuirse a su carácter o a sus ideas según convenga.

Una vez amortizado Trump, las recetas mundialistas y neoliberales retornarán con más fuerza que nunca. Y ya no habrá candidato alguno capaz de detenerlas con las únicas alternativas veraces que en realidad pueden oponérseles, a saber: las ideas nacionalistas, anti-oligárquicas, democráticas y proteccionistas en beneficio de la inmensa mayoría de la población. Habrá llegado incluso la hora de la estocada final oligárquica al sistema democrático, al que se acusará de haber hecho posible la llegada al poder de un "tirano populista" como Donald J. Trump.

Que no te engañen.

Jaume Farrerons
La Marca Hispànica, 29 de mayo de 2017

lunes, mayo 15, 2017

O LIBERALISMO O DEMOCRACIA

Jaume Farrerons, candidato de INTRA en Figueres











Si el sentido de la existencia humana consiste en acumular oro, propiedades, billetes de banco o "valores" de bolsa y títulos varios, ¿cómo pueden funcionar las instituciones democráticas? Mucho criticar a los políticos, pero el problema consiste en que no hay políticos. Los que nos "representan" son otro tipo de seres. ¿Políticos o inversores? Sólo les importa el dinero, su máxima aspiración en la vida, pero no se trata de nada personal, ni siquiera de una lacra exclusiva de uno o varios partidos o del Estado... Antes bien, en esto consiste el sacrosanto "mercado", es decir, la oligarquía neoliberal. De ahí que, respecto de la corrupción, la mayoría de los ciudadanos confiesen: "si yo pudiera haría lo mismo". Son los valores de la sociedad. ¿Pueden hacer otra cosa, pues, estos "políticos", que enriquecerse como sea y sin límite? Para esta gente la política democrática es sólo un medio, una plataforma de negocios y saqueo del erario público. Estamos ante un problema fundamental de valores éticos que afecta a la esencia misma del liberalismo, a saber: que es incompatible con la democracia. Estos falsos políticos no van a respetar ningún código deontológico, no tienen arreglo, no pueden cambiar: sólo utilizan la palabrería regeneradora para poder seguir robando un poco más. 

INDIGNADOS SEGUNDA ASAMBLEA: PARA ACABAR CON LA CORRUPCIÓN

Pasó el 15M de 2017 sin pena ni gloria. Fracasó por el mismo motivo que fracasa siempre la izquierda: sus valores son los mismos que los de la burguesía. La izquierda no tiene alternativa de valores al capitalismo y termina reproduciendo una versión "cutre" de las sociedades de mercado. Podemos, el partido de los indignados, se parece cada vez más a aquéllo que en teoría tenía que combatir. Pero ellos ya lo dijeron: no somos antisistema, el sistema es anti-nosotros. Una vez bien situados, se acabó la "revolución democrática". El "demócrata" progre deja de serlo cuando su cuenta corriente empieza a rebosar y le hace sentirse una persona respetable. Entonces pasa a caracterizarse a sí mismo como un buen liberal, no sea que los pobres le reclamen su tesoro. Observen si no la evolución de Felipe González. Y en Podemos, más de lo mismo. Espinar es el ejemplo podemita por excelencia de que no existe una diferencia fundamental entre esta izquierda burguesa y la derecha corrupta de siempre: hijo de las tarjetas black, Espinar especuló con su vivienda gracias al dinero de papá PP. Y no pasa nada: ahí le tienen.

En general, todos los movimientos de izquierdas han terminado igual. Así que conviene no repetir los mismos errores. O liberalismo o democracia. Nosotros, que nos situamos a la izquierda de Podemos, hemos optado por la democracia. Y tenemos claro que para construirla será menester erradicar el sistema de valores liberal en el seno del propio partido, es decir, tendremos que forjar la herramienta con que pretendemos transformar la SOCIEDAD BURGUESA (society) en una verdadera COMUNIDAD NACIONAL (Volksgemeischaft).

Jaume Farrerons
Izquierda Nacional de los Trabajadores - INTRA - Figueres
Figueres,17 de mayo de 2017


miércoles, mayo 10, 2017

NI DERECHA NI IZQUIERDA: TODO EL PODER PARA LA OLIGARQUÍA

Jaume Farrerons, candidato de la INTRA en España

EL CANDIDATO OPINA. NI DERECHA, NI IZQUIERDA: TODO EL PODER PARA LA OLIGARQUÍA. Macron le ha plagiado el ninismo a la ultraderecha. Pero ese absurdo (ni derechas, ni izquierdas: el sentido común) era la fanfarria "populista" más habitual. Los banqueros, sin embargo, ya no necesitan una casta de testaferros políticos organizados en dos mafias (derecha e izquierda) para mejor estafar al pueblo dándole la engañosa sensación de poder "elegir" ("democracia liberal"): gobiernan directamente ellos mismos como presuntos técnicos y aplican soluciones "eficaces" a los complejísimos problemas económicos que, más allá de las obsoletas "ideologías", la masa iletrada supuestamente no podría comprender. El resto, para ellos, es "populismo", vocablo que en sus bocas significa "posverdad" (=mentira) o, a lo sumo, ignorancia de legos y semi analfabetos funcionales.

SOLUCIONES COMPLEJAS A PROBLEMAS COMPLEJOS: EL DISCURSO DE LA EXTREMA DERECHA JUDÍA

Curiosamente, las supuestas "soluciones técnicas" de estos sabios y científicos de la finanza son siempre las mismas, sea cual fuere el problema: recortes sociales, privatizaciones, deslocalizaciones, desregulación laboral... O sea: enriquecer a los más ricos, empobrecer a los más pobres. La doctrina neoliberal del judío Milton Friedman ha provocado el caos financiero que desencadenó la "crisis" de 2008, pero cuando dichas medidas fallan o incluso generan, como es el caso, los problemas que tenían presuntamente que resolver, entonces los "sabios" las vuelven a aplicar, sólo que todavía más endurecidas y radicalizadas en perjuicio de "la gente" (=los gentiles). Resulta imposible refutar el programa neoliberal cuando uno debate con dichos "científicos" de la economía, porque los neoliberales responden al neoliberalismo con el hiper-neoliberalismo, siempre insuficiente a su gusto. Hay que liberalizar más. Eso es todo. ¡Un programa muy "complejo"! Y tan "eficaz" que hunde siempre a los países en la miseria. En el horizonte: la esclavitud, trabajar gratis pero voluntariamente, objetivo último de la oligarquía que ya se columbra en calidad de concepto límite de las "políticas de ajuste duro". Puestos de trabajo, sí, pero sin remuneración.

¿ECONOMÍA O RELIGIÓN DEL "PUEBLO ELEGIDO"?

No obstante, como demuestra el caso francés, el pueblo trabajador gentil todavía no ha comprendido que tras las sofisticadas fórmulas matemáticas del neoliberalismo no hay ninguna ciencia, sino una religión racista y genocida: el judaísmo. El neoliberalismo constituye un simplismo para tontos. ¿No se asemeja demasiado a uno de esos otros "simplismos" populistas, así descalificados de buenas a primeras aunque en realidad escondan verdades como puños? La política sionista, que es nacionalista y socialista, desmiente las pretensiones neoliberales cuando hay que aplicarlas al único Estado judío existente en la actualidad. ¡El neoliberalismo vale únicamente cuando se trata de explotar a los obreros gentiles! Israel, nido de la oligarquía, vive de los subsidios estadounidenses o alemanes, y de las ayudas privadas de la diáspora. Por no hablar de los propios oligarcas, que son inversores, es decir, usureros: parásitos. Los beneficiarios del neoliberalismo, en definitiva, la oligarquía, no han conocido en su vida el significado de "trabajo" o "austeridad", ese imperativo ético que tanto exigen a los demás. Palabras de la más alta autoridad religiosa del Estado de Israel, el supremo rabino sefardita Ovadia Yosef: "Los no-judíos son animales y sólo existen para servir a los judíos".


Que no te engañen.

Por la patria, el pan y la justicia. En pie las naciones frente a la oligarquía genocida.

Jaume Farrerons
Candidato de la Izquierda Nacional de los Trabajadores - INTRA - Figueres​
Figueres, 10 de mayo de 2017

sábado, abril 08, 2017

TRUMP: DE HITLER RENACIDO A ADALID DE LOS DERECHOS HUMANOS EN 24 HORAS

Trump: genocida abonado al servicio de Israel.












ABYECCIÓN. TODOS LOS "BUENISTAS" ANTI-TRUMP SE CONVIERTEN DE REPENTE EN CONFIADOS PRO-TRUMP CUANDO EL PAYASO PSICÓPATA ESTADOUNIDENSE RESUELVE SOMETERSE A LOS DESIGNIOS DE ISRAEL. Curiosa mutación de los roedores periodísticos, opinólogos babeantes, tertulianos pre-programados, todólogos analfabetos, políticos hediondos de la casta y demás escoria sostenida por la oligarquía: aquel a quien hasta hace pocas horas tildaban de maleducado, vulgar, ignorante, machista, racista, loco e incluso fascista, y comparaban nada menos que con Adolf Hitler, se convierte de un plumazo en representante legítimo del sedicente "mundo libre" frente al demonio "neonazi" Bashar el-Assad. Ésta es la suprema humillación a la cual la plutocracia judaica somete divertida a sus interesados lacayos gentiles para constatar que son seres sin honor ni sentido ético de la verdad disponibles para cualquier cosa. Y todos, en efecto, felan el pene circuncidado y tragan con fruición su semen mesiánico. Una evidencia palmaria, para los amos racistas, de que la ultraderecha judía podrá hacer con ellos lo que quiera, cuando quiera y como quiera. Si mañana les manda Yahvé decir lo contrario de lo que dijeron hoy, los testaferros institucionales del poder financiero universal se someterán sin rechistar a la nueva consigna; siempre y cuando, claro está, sigan cobrando sus nóminas a final de mes... Pero también incluso gratis, sólo con la esperanza de futuras prebendas como pago por la "debida" fidelidad al "pueblo escogido". Por fin, de una santa vez, la evidencia aplastante que necesitábamos los verdaderos patriotas y socialistas para comprender que nuestra causa es el único camino hacia la libertad, la dignidad y la justicia de todos los pueblos del mundo, incluidos los propios judíos.

Jaume Farrerons
Candidato municipal de Izquierda Nacional de los Trabajadores - INTRA - Figueres
La Marca Hispánica, 8 de abril de 2017


viernes, abril 07, 2017

ISRAEL ENTREGÓ EL GAS A LOS TERRORISTAS


Benjamín Netanyahu gaseó por segunda vez al pueblo sirio.

Que Israel dispone de armas químicas y nucleares ilegales es un hecho que no niegan ni siquiera los propios interesados. Y que Israel busca con desesperación la destrucción del régimen sirio constituye también una información de dominio público. Pero la intervención rusa ha impedido que los acontecimientos de Oriente Medio se desarrollaran según los deseos del "pueblo elegido", el cual todavía topa de vez en cuando con la realidad. Así que había que hacer "algo" para reconducir la historia al cumplimiento de la profecía bíblica. Producir la realidad y luego re-producirla en los medios de comunicación controlados por los amigos y los aliados del Estado sionista es la norma a seguir por el enemigo de la humanidad. El proyecto-profecía se ha venido cumpliendo desde el 11-S con un perfecto auto-atentado que inauguró la nueva era mesiánica de los milagros y ahora debe sortear su obstáculo principal, a saber, la alianza entre Siria y Rusia. Trump sostuvo maliciosamente que reconocería la legitimidad de Bashar el-Assad para dar prioridad a la lucha contra el fantasmal Estado islámico de la Casa de Saud y apenas han transcurrido unas horas que ya se puso en marcha esta patraña cuidadosamente diseñada por el Mossad, el MI6, la CIA y otras agencias de funcionarios del crimen. Se ha entregado gas sarín a los "rebeldes" (=terroristas socios de la oligarquía occidental), quienes lo ha depositado gustosos en el sitio oportuno esperando un ataque, ya previsto por la inteligencia occidental, de la aviación siria. Bastaba con poner la substancia en actividad pocos minutos antes de la incursión para que el bombardeo aéreo hiciera estallar los depósitos y liberara la mortal substancia. Una operación de profesionales de los servicios secretos en coordinación con los mercenarios yihadistas y algún espía infiltrado o traidor en el ejército sirio. No se necesitaba más y Occidente dispone, sin duda alguna, de medios técnicos sobrados para perpetrar esta criminal orquestación. No existe, en definitiva, otra explicación posible de lo sucedido a menos que el líder sirio sea un rematado idiota y suicida. Resulta difícil de creer que Bashar el-Assad haya hecho justamente aquello que más necesitaban sus adversarios en el momento mismo en que éstos dábanse ya por definitivamente derrotados. Es una burda manipulación y tiene que serlo, como lo han sido los atentados "islamistas" (montados en realidad por los abyectos "aliados" saudíes) y las presuntas "armas de destrucción masiva" de Sadam Hussein. Como lo fuera la "resurrección de Cristo" y el relato pseudo teológico de la Segunda Guerra Mundial. No se traguen el sapo. La oligarquía siempre gana, otra cosa es que nosotros nos dejemos engañar.

DOCUMENTACIÓN ANEXA

http://www.abc.es/internacional/20130531/abci-sarin-siria-201305301816.html

Doce rebeldes sirios, detenidos en Turquía con dos kilos de gas sarín
La confusión en torno a quién tiene y quién utiliza armas químicas en la guerra civil de Siria se ahondó ayer un poco más, tras la detención en Turquía de una docena de jihadistas rebeldes sirios en posesión de dos kilos de gas sarín.
Según informaron tres diarios turcos, que citaron fuentes policiales anónimas, los detenidos pertenecen al Frente Al Nusra, el primer grupo rebelde en reconocer su lealtad a la red Al Qaida. Según uno de los rotativos, “Zaman”, los rebeldes detenidos pretendían trasladar el gas sarín a Siria.
El suceso se produce pocos días después de que el diario francés “Le Monde” dijera tener pruebas en vídeo de la utilización de armas químicas por parte del Ejército de Bachar al Assad. Estados Unidos ha señalado en varias ocasiones que el uso de esas armas es una “línea roja” que podría inclinarle a intervenir militarmente, en caso de que se demuestre que Damasco las está utilizando en el conflicto. Washington “no tiene pruebas fehacientes” de que sea así, aunque el Gobierno británico de Cameron se muestra plenamente convencido.
La detención en Turquía de rebeldes de Al Nusra parece corroborar la tesis más equilibrada de los expertos: tanto el Gobierno sirio como los rebeldes están en posesión de armas químicas, pero su empleo -al menos significativo- es más que dudoso.

En cualquier caso, el aforismo latino “cui prodest” (“a quién aprovecha”) inclina a pensar que algunos grupos rebeldes sirios son los más interesados en utilizarlas engañosamente para provocar una intervención militar de Estados Unidos en su favor o, al menos, una ayuda más generosa de Occidente en dinero y armas.


jueves, abril 06, 2017

DIABOLIZAR A BASHAR EL-ASSAD




Resistencia nacional-revolucionaria árabe. Por la patria, el pan y la justicia. En pie las naciones frente a la oligarquía genocida.










Cuando un dirigente político desafía los designios de la oligarquía occidental -el sedicente "pueblo escogido"- conviértese necesariamente, tarde o temprano, para los medios de comunicación del sistema plutocrático, en un monstruo satánico asesino de niños. Desde hace décadas, aniquilados ya los Estados nacional-revolucionarios árabes de Iraq y Libia, la pandilla de psicópatas racistas, criminales y genocidas que gobierna Israel considera que el régimen NR sirio constituye su principal obstáculo antes de aplastar a los combatientes de Hezbolá en el Líbano y, finalmente, poder emprender el ataque contra Irán con posibilidades de éxito. Porque, en efecto, sólo tras la destrucción del régimen iraní estarán los israelíes en condiciones de perpetrar el anhelado anatema (=exterminio) del pueblo palestino y, acto seguido, apoderarse de la totalidad de Oriente Medio. El camino hacia la fundación de Eretz Israel, el gran reino mesiánico, del Nilo al Éufrates, profetizado por la Biblia y auténtica hoja de ruta del delirante ultraderechismo judío a escala planetaria, pasa, en definitiva, sobre el cadáver del dirigente sirio. Así que preparaos para ver desfilar por la prensa el correspondiente alud de informaciones falsas sobre los "horribles crímenes" de Bashar el-Assad, el nuevo Adolf Hitler según lo han descrito literalmente en repetidas ocasiones los mismos politicastros occidentales corruptos, cómplices del sionismo, que saquean tu país, te han desahuciado y arrojado al paro o te condenan a la nueva esclavitud laboral neoliberal, pero que, a pesar de sus innumerables atrocidades impunes, no dejan de llenarse la boca con palabras-trampa como "democracia", "derechos humanos" y "mercado mundial". Que no te engañen.


DOCUMENTACIÓN ANEXA